biocarburantes

En marcha la planta de etanol celulósico de Abengoa en Kansas

0
Finalizada en agosto, comienza a producir etanol celulósico a finales de septiembre y es inaugurada oficialmente hoy por el secretario de Energía de Estados Unidos, Ernest Moniz. Este es el cronograma de la puesta en marcha de la planta de Abengoa en Hugoton (Kansas, Estados Unidos). Además, parte de la materia prima procesada (rastrojos de maíz y sorgo, paja de trigo y pasto varilla) alimenta una central de 21 MW de biomasa de producción de electricidad. Y la compañía lanza un mensaje para navegantes: “habría sido simplemente imposible sin la creación de la Renewable Fuel Standard (normativa sobre combustibles renovables de EEUU)”.

En marcha la planta de etanol celulósico de Abengoa en Kansas

La RFS, ahora mismo de plena actualidad en Estados Unidos ante la propuesta de modificación y mejora planteada por la Enviromental Protection Agengy (EPA), es la normativa que regula la incorporación de los biocarburantes en el transporte. Manuel Sánchez, consejero delegado de Abengoa, manifiesta que “este es un momento fundamental y de orgullo no solo para Abengoa, sino también para la industria de la bioenergía avanzada, así como una nueva prueba de nuestro compromiso permanente de ofrecer alternativas de energía sostenible en los Estados Unidos; algo que habría sido simplemente imposible sin la creación de la RFS”.

El “momento fundamental” es la inauguración oficial de la planta de etanol de segunda generación de Hugoton, la primera de la multinacional española y una de las pioneras de este sector. A este respecto, desde la compañía subrayan que “la apertura de la planta también supone el primer uso comercial de la tecnología de hidrólisis enzimática patentada por Abengoa, que transforma la biomasa en azúcares fermentables para luego transformarse en etanol”.

La de mayor capacidad de producción
En cuanto a la capacidad de producción (95 millones de litros al año), supera al resto de plantas de etanol celulósico puestas en marcha en el último año: la de Beta Renewables en Crescentino (Italia), con 75 millones de litros; la de GranBio en São Miguel dos Campos (Brasil), con 82 millones; y la de POET en Emmetsburg (Estados Unidos), con 75 millones. Lo cálculos de Abengoa son que más del 80 % del total de la materia prima procederá del rastrojo de maíz de regadío. El 20% restante provendrá de paja de trigo, rastrojo de sorgo y pasto varilla. A plena capacidad procesará 1.000 toneladas de biomasa al día

La mayor parte de dicha biomasa son residuos de cosechas situadas en un radio de 80,5 kilómetros y que proporcionarán, según Abengoa, 13,3 millones de euros en ingresos adicionales para los agricultores locales, “cuyos residuos agrícolas, de otro modo, tendrían poco o ningún valor”. Su aprovechamiento abarca también el área de cogeneración de energía eléctrica. “Mediante la utilización de sólidos de biomasa residual procedentes del proceso de conversión de etanol, la planta genera 21 megavatios (MW) de electricidad, cantidad suficiente para abastecerse a sí misma y enviar el excedente de energía limpia y renovable a la comunidad local del Condado de Stevens”, explican en Abengoa.

Plataforma para el lanzamiento de la planta de W2B de Sevilla
La compañía, que recibió una garantía de préstamo de 103,5 millones de euros y una subvención de 76 millones a través del Departamento de Energía, considera que la tecnología de hidrólisis enzimática patentada que se utiliza comercialmente en Hugoton es también un factor esencial en los esfuerzos realizados para diversificar su gama de materias primas con las que se pueden producir biocombustibles y bioproductos.

Abengoa recuerda que mantiene en funcionamiento una planta de demostración a gran escala que aprovecha la misma tecnología y el mismo cóctel de enzimas para extraer los azúcares celulósicos procedentes de residuos sólidos urbanos. Esta planta es la de Babilafunte, en la provincia de Salamanca, y sirve de campo de pruebas para la construcción de una a escala comercial en el puerto fluvial de Sevilla. El proyecto, integrado en el desarrollo tecnológico W2B (waste to biofuels), ha conseguido una aportación de 30 millones de euros  procedente del programa NER300 de la Unión Europea.

Añadir un comentario