Disparidad reguladora en el uso de biocarburantes en Europa

Javier Rico Jueves, 08 de marzo de 2012


La Comisión Nacional de Energía (CNE) ha dado a conocer un estudio comparativo de los sistemas nacionales de sostenibilidad de biocarburantes de diez Estados de la Unión Europea (UE) en el que constata varias diferencias. El tipo de organismo que controla estos sistemas, el porcentaje mínimo de contenido energético del biodiésel, la separación o no de obligaciones según biocarburantes o la fecha en la que se empiecen a emitir los informes de sostenibilidad por parte de los sujetos obligados varía según los Estados.

Disparidad reguladora en el uso de biocarburantes en Europa

El 4 de noviembre de 2011 el Consejo de Ministros aprobó el real decreto 1597/2011 que regula los criterios de sostenibilidad de los biocarburantes y biolíquidos, el sistema nacional de verificación de esa sostenibilidad y el doble valor de algunos biocarburantes a efectos de su cómputo. Uno de los mandatos de esta normativa es la elaboración de estudios para su mejor aplicación. En esta línea, la CNE informa que ha realizado un análisis comparativo de los sistemas nacionales de sostenibilidad de diez Estados miembros de la UE: Alemania, Austria, Bélgica, España, Francia, Holanda, Italia, Portugal, Reino Unido y Suecia.

De entrada, la CNE advierte de que la directiva europea de energías renovables establece para todos los Estados miembros la obligación de “garantizar que los agentes económicos presenten información fiable sobre los criterios de sostenibilidad de los biocarburantes, pero deja un amplio margen de decisión para determinar cómo dar cumplimiento a dichas obligaciones”. A partir de aquí se constatan las diferencias entre cada país. Una de ellas es la arquitectura institucional que da soporte al sistema de supervisión e implementación de la sostenibilidad, aunque “de forma casi unánime, el organismo de control es una agencia o entidad independiente de los gobiernos”. La CNE ya se ofreció en su día para ejercer esta función en España.


Francia y Reino Unido emiten información desde 2011 y España lo hará a partir de 2013
El organismo regulador español, que actúa como entidad de certificación de biocarburantes, constata también diferencias en la fecha a partir de la cual los sujetos obligados deben remitir información sobre sostenibilidad. “En España será a partir de 2013, mientras que Francia, Holanda, Reino Unido y Suecia tienen distintas obligaciones de remisión de información ya desde 2011”, afirman. Otro aspecto estudiado es que, para demostrar el cumplimiento de los criterios de sostenibilidad, los pequeños agricultores, organizaciones de productores y cooperativas pueden realizar auditorías de grupo en la mitad de los países analizados. Respecto a las entidades que auditan el cumplimiento de las condiciones de sostenibilidad, dependiendo del Estado miembro se admite el procedimiento de acreditación o de reconocimiento. “En ciertos países se aplica una combinación de ambas opciones”, añade la CNE.

El estudio ha servido para conocer más a fondo las diferencias en las obligaciones de introducción de biocarburantes. El porcentaje mínimo en contenido energético de biodiésel en el gasóleo de automoción exigido en 2011 era del 6,75% en Portugal, del 6% en España, del 4,4% en Alemania y del 3,5% en Holanda. Las diferencias se extienden al establecimiento o no de objetivos individuales para cada categoría de biocarburantes. “En Reino Unido, Suecia, Italia, Francia o Bélgica –afirman desde la CNE–, la obligación de contenido se debe cumplir a nivel global, sin desglosar obligaciones de biocarburantes susceptibles de ser mezclados con gasolina o con gasóleo”.

Por último, en relación a las reglas de balance de masa y metodología de cálculo de los gases de efecto invernadero (GEI), todos los países aplican lo establecido en la directiva europea, “aunque en algunos estados, como España, se han desarrollado sistemas adicionales de cómputo mediante calculadoras específicas”. Precisamente hoy, el organismo que la ha desarrollado, el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) presenta esta herramienta, denominada Calcugei, en un encuentro en Bilbao. La Calcugei permite el cálculo de los valores reales o calculados (combinación de valores reales y por defecto) de las emisiones de GEI en cada etapa del ciclo de vida de los biocarburantes, mediante la introducción por parte del usuario de datos reales de los distintos procesos.

+ Añadir un comentario

Juanjo
Solo hablan de biodiésel ? cuando lo mayor capacidad productora de España es etanol con remolacha ¿qué curioso? pero si todas las plantas de biodiésel están paradas o en situaciones precarias. El etanol puede ser una línea estratégica para el país y es la demanda que se debería generar ya que deja rá riqueza en el país en la línea de materias primas