ESTADOS UNIDOS

Camelina, ¿nace una nueva estrella en los biocombustibles?

Viernes, 18 de enero de 2013


El Departamento de Agricultura (USDA, por sus siglas en inglés) ha otorgado una subvención de poco más de 5 millones de dólares a un equipo interdisciplinario que investiga el potencial de la camelina como materia prima para biocombustibles. Más de 20 millones de dólares destina la USDA a proyectos energéticos.

Camelina, ¿nace una nueva estrella en los biocombustibles?

Es verdad que esta planta no es desconocida a nivel industrial, donde se la explota para la producción de jabones, pinturas, e incluso para aceites de consumo humano o alimentación animal. Tampoco es novedad en el campo de los biocombustibles, donde se investiga su uso en especial para la aeronavegación.

Es la segunda vez que la USDA apoya investigaciones con este vegetal. El equipo es liderado por la profesora de ciencia e industria del grano de la Universidad de Kansas Xiuzhi Sun, y en el que participan investigadores de las universidades Estatal de Montana y de Wyoming, y de empresas como StrathKirn, SBT LLC, Montana Gluten Free y Henkel.

"El objetivo general es lograr a partir de la camelina una materia prima oleaginosa capaz de diseñar productos bioenergéticos rentables”, dijo Sun, quien agregó: “Este proyecto generará información para construir una base para que las semillas oleaginosas no comestibles sean un mejor recurso para los biocombustibles, los productos químicos y los productos biológicos, con un impacto negativo mínimo en los sistemas de cultivo de alimentos o el medio ambiente”.

Sun espera desarrollar nuevas tecnologías para convertir químicamente el aceite y la harina de camelina en una variedad de adhesivos, recubrimientos y materiales compuestos.

Otros proyectos subsidiados por la USDA
El subsidio entregado por la USDA a esta investigación forma parte de un conjunto total de más de 25 millones de dólares entregados para diversos proyectos bioenergéticos. Uno de ellos destinado a la Universidad Estatal de Ohio para el diseño de un sistema de digestión anaerobia para la producción de combustibles líquidos y electricidad a partir de estiércol de animales, residuos agrícolas, biomasa leñosa y cultivos energéticos.

Otro de los proyectos ha favorecido a la firma Ceramatec, Inc., que busca convertir la biomasa lignocelulósica en compatible con la infraestructura del biodiésel renovable, los biolubricantes, la alimentación y la bioenergía.

Finalmente, el Centro Regional de Investigación del Este de la propia USDA ha obtenido apoyo para el desarrollo de una tecnología para la conversión de residuos forestales, el estiércol de caballo, pasto varilla y otras gramíneas perennes en biocombustibles y en especialidades químicas de alto valor.

Más información:
www.usda.gov

+ Añadir un comentario